¿QUÉ ES “NOTRE TEMPS”?

“Notre Temps” es el título de una mazurka de Chopin, publicada en una revista con el mismo nombre. Este proyecto surge en 2017 para promover la figura del fortepiano en la Península Ibérica a través de de la organización de conciertos, cursos y conferencias en torno a este instrumento. Figuras como el compositor y pianista portugués João Domingos Bomtempo (1775 – 1842) son referencias en este proyecto, pues tras ser aclamado en Londres y París como uno de los mejores intérpretes de su época decidió, sin embargo, volver a su Lisboa natal para introducir en el mundo musical las novedades que observó en el extranjero.

El fortepiano fue inventado hacia el año 1700 con la intención de crear un instrumento de tecla capaz de crear dinámicas como las de la voz y los instrumentos de cuerda o viento, mediante el uso de una nueva mecánica que usaba martillos. A lo largo de los siglos XVIII y XIX, los fortepianos evolucionaron y cambiaron conforme al gusto de los compositores e intérpretes y de las nuevas estéticas musicales, así como a las necesidades acústicas de nuevas salas y teatros grandes.

El proyecto “Notre (bon) Temps” está imbuido de cierta nostalgia hacia la época de oro del fortepiano, es decir, el final del siglo XVIII y el siglo XIX, en la que el instrumento formaba parte de la vida cotidiana de músicos y amateurs y estaba presente en la mayoría de las casas de burgueses. No sólo se ha perdido la permanente experimentación en la construcción de los fortepianos mediante el diálogo de compositores y constructores, también la importancia de la espontaneidad en la interpretación por encima del posible error, la creatividad (cualquier pianista serio debía componer e improvisar), la flexibilidad en la agógica y en la no-búsqueda de una verticalidad, recursos vocales tan esenciales tales como el portamento…

A través de la organización de Semanas del fortepiano o Jornadas en torno a un compositor, proponemos mostrar a los alumnos de Enseñanzas Elementales y Profesionales, Grado Superior, Máster, así como a profesores y pianistas profesionales los sonidos de estos instrumentos y la estética interpretativa que se generó en torno a ellos. Nuevos ideales sonoros que puedan ayudar a encontrar una renovada imagen de las obras. También acompañarán a las jornadas, que constarán de clases con intérpretes especializados, conferencias y talleres en torno a las fuentes históricas (tratados, grabaciones, testimonios, métodos…), que complementarán así esta búsqueda en el pasado.

 

OBJETIVOS DEL PROYECTO

-Fomentar la importancia de los pianos históricos y fortepianos a España y Portugal.

        1) Promover la organización de conciertos en festivales y ciclos donde se incluya este instrumento.

         2) Organizar actividades relacionadas con el fortepiano (cursos, clases magistrales, conciertos, conferencias…), sobre todo desde el                 punto de vista educativo.

        3) Crear una mayor conciencia del enorme patrimonio de fortepianos que existe actualmente en España y Portugal. Concienciar a las            instituciones que poseen estos instrumentos sin restauración de que estos instrumentos tienen una voz que debe ser escuchada, ya            sea por ser restaurados o por crearse copias de estos instrumentos. Realizar conciertos benéficos a favor de la restauración de estos             instrumentos o ayudar en la búsqueda subvenciones para la restauración o creación de copias.

-Promover la creación de ediciones modernas y traducciones a idiomas extranjeros de los principales tratados ibéricos de la época, tanto de fortepiano como de otros instrumentos.

-Apoyar y fomentar la carrera de jóvenes españoles y portugueses fortepianistas e investigadores de la música del período.

-Concienciar de la importancia de la inclusión y de una mayor presencia de estudios de fortepiano en los conservatorios, universidades y escuelas, sea como apoyo a la carrera de piano para una mayor consciencia de los orígenes y las técnicas interpretativas relacionadas con el instrumento, sea por crear un itinerario (ya existente únicamente en la ESMuC) de estudios superiores, profesionales o elementales. Cabe destacar la importancia del uso de fortepianos clásicos en los primeros años de aprendizaje del niño, pues por ser un teclado más ligero y las teclas más pequeñas son instrumentos más aptos para la fisonomía de los niños y más fáciles de manejar por ellos.

 

SOBRE MÍ

Nací en Madrid en 1991. Mi madre es profesora de Armonía, Análisis y Composición en el Conservatorio de Arturo Soria (Madrid), y fue allí donde inicié mis estudios de piano a los siete años con Tony Millán, clavecinista y fortepianista. Tal vez fue por eso que me pareció siempre muy natural estar rodeada de instrumentos históricos. Recuerdo que en casa escuchábamos habitualmente grabaciones de música de Haydn con fortepiano. A los quince años, el que sería mi profesor durante unos siete años, Claudio Martínez Mehner, me descubrió el mundo de las fuentes históricas y me hablaba siempre con entusiasmo de los instrumentos históricos. Contagiada por este entusiasmo y creciendo poco a poco el número de grabaciones con fortepiano y de fortepianistas, decidí ir en 2012 a un curso de fortepiano en Granada impartido por Maggie Cole y tuve la oportunidad de tocar por primera vez un instrumento original. Me quedó claro que me quería dedicar a aquello y empecé a estudiar clave en el Conservatorio Superior de Salamanca. Más tarde fui a la Schola Cantorum Basiliensis a estudiar fortepiano con Edoardo Torbianelli, sin duda uno de los músicos más influyentes en mi comprensión musical y del fortepiano. No fue sólo el contacto diario durante cinco años pudiendo estudiar en diversos fortepianos y claves o el poder tocar con colegas con ideales musicales parecidos a los míos, sino también el estudio en profundidad de fuentes históricas escritas y sobre todo, el poder descubrir más y más grabaciones históricas de final del siglo XIX y principios del siglo XX lo que más cambió en mi forma de tocar la música romántica y de entenderla. En 2017, consciente del retraso aún palpable en la presencia del fortepiano en mi país de origen, decidí crear el Proyecto Notre Temps, con la idea de impulsar la figura de este instrumento de nuevo en la Península Ibérica.

Laura Granero